EZTETYKA da FOME

ladirecciondelcine 

Manifiesto Estética del Hambre escrito por Glauber Rocha en el año 1965. Traducido y adaptado por Sofía Machain. 

Mientras que América Latina se lamenta de sus generales miserias, el interlocutor extranjero cultiva el sabor de esa miseria, no como un síntoma trágico, sino apenas como figura formal en su campo de interés. Ni el latino comunica su verdadera miseria al hombre civilizado, ni el hombre civilizado entiende realmente la miseria del latino.

                               vlcsnap-2015-09-27-20h17m36s140

vlcsnap-2015-09-27-20h17m48s4

He aquí – fundamentalmente – la situación de las artes en Brasil ante el mundo: hasta la fecha, solamente mentiras elaboradas de la verdad (el exotismo formal que vulgariza los problemas sociales) eran capaces de comunicarse en términos cuantitativos, provocando una serie de equívocos que no terminan en los límites del Arte pero contaminan el terreno político general. Para el observador europeo, los procesos de creación artística del mundo subdesarrollado solo le interesan en la medida en que satisfacen su nostalgia del primitivismo, y este primitivismo se presenta híbrido, disfrazado con tardías herencias del mundo civilizado, incomprendidas porque impuestas por el condicionamiento colonialista. Este condicionamiento económico y político nos llevó al raquitismo filosófico y a la impotencia, que, a veces inconsciente, a veces no, generan en el primer caso, la esterilidad y en el segundo la histeria.

oiticica

* Esterilidad *

+ obras encontradas hartamente en nuestras artes, donde el autor se castra en ejercicios formales que, todavía, no alcanzan la plena posesión de sus formas + el sueño frustrado de la universalización: artistas que no han despertado del ideal estético adolescente + monstruosidades universitarias: las famosas revistas literarias, los concursos, los títulos.                                                                                                                                                                             * Histeria*

+el anarquismo que marca la poesía joven hasta hoy (y la pintura) + una reducción política del arte que hace mala política por exceso de sectarismo + la procura de una sistematización para el arte popular.

 Pero el engaño de todo esto es que nuestro posible equilibrio no resulta de un cuerpo orgánico, sino de un titánico y autodevastador esfuerzo de superar la impotencia: y si se nos comprende, entonces, no es por la lucidez de nuestro dialogo sino por el humanitarismo que nuestra información le inspira. De nuevo el paternalismo es el método de comprensión para un lenguaje de lágrimas o sufrimiento. El hambre latina, por esto, no es solamente un síntoma alarmante: es el nervio de su propia sociedad. Ahí reside la trágica originalidad del Cinema Novo frente al cine mundial: nuestra originalidad es nuestra hambre y nuestra mayor miseria es que esta hambre, siendo sentida, no es comprendida.   

oooohhhgif

El Cinema Novo narro, poetizó, abordo, analizó, excitó los temas del hambre: personajes comendo tierra, personajes comendo raíces, personajes robando para comer, personajes matando para comer, personajes huyendo para comer, personajes sucios, feos, descarnados, viviendo en casas sucias, feas, oscuras: fue esta galería de hambrientos que identificó el Cinema Novo con el miserabilismo tan condenado por el Gobierno, por la crítica a servicio de los intereses antinacionales, por los productores y por el público – este último no soportando las imágenes de la propia miseria. Lo que hizo del Cinema Novo un fenómeno de importancia internacional fue justamente su alto nivel de compromiso con la verdad; fue su propio miserabilismo, que, antes escrito por la literatura de los años 30, ha sido ahora fotografiado por el cine de los 60; y, se antes estaba escrito como denuncia social, hoy pasó a ser discutido como problema político.

Comprendemos esta hambre que el europeo y el brasileño en su mayoría no entiende. Para el europeo es un extraño surrealismo tropical. Para el brasileño es una vergüenza nacional.

piedragif

No come pero le avergüenza decirlo; y sobre todo, no sabe de dónde viene este hambre. Lo sabemos nosotros – que hicimos estas películas feas y tristes, estas películas gritadas y desesperadas donde nunca la razón habló más alto – que el hambre no será curada por los planes del gabinete y que los remiendos del tecnicolor no lo esconden sino que agravan sus tumores. Así, solamente una cultura del hambre, puede superarse cualitativamente: la más noble manifestación cultural del hambre es la violencia. La mendicidad, tradición que se implantó con la redentora piedad colonialista ha sido una de las causantes de mistificación política y de la jingoísta mentira cultural: los informes oficiales del hambre piden dinero a los países colonialistas con la intención de construir escuelas sin crear profesores, de construir casas sin dar trabajo, de enseñar oficio sin enseñar el alfabeto.  La diplomacia pide, los economistas piden, la política pide: el Cinema Novo, en el campo internacional, nada pidió: se impuso la violencia de sus imágenes y sonidos en 22 festivales internacionales. Para el Cinema Novo: el comportamiento exacto de un hambriento es la violencia, y la violencia de un hambriento no es primitivismo. POSTALcortada1POSTALcortada2

El amor que encierra esta violencia es tan brutal como la propia violencia, porque no es un amor de complacencia o de contemplación, sino un amor de acción y transformación. El Cinema Novo, por esto, no ha hecho melodramas: las mujeres del Cinema Novo siempre fueron seres en busca de una salida posible para el amor, dada la imposibilidad de amar con hambre.

deusediabobeso1  

deusediabobeso2

Ya ha pasado el tiempo en el que el Cinema Novo necesitaba explicarse para existir: el Cinema Novo necesita procesarse para que se explique a la medida que nuestra realidad es más discernible a la luz de pensamientos que no estén debilitados o delirantes por el hambre. La integración económica e industrial del Cinema Novo depende de América Latina. Para esta libertad, el Cinema Novo se empeña, en su nombre, de sus más próximos y dispersos integrantes, desde los más burros a los más talentosos, de los más débiles a los más fuertes. Es una cuestión de moral que se reflejará en las películas, en el tiempo de filmar a un hombre o una casa, en el detalle a observar, en la Filosofía: no es una película sino un conjunto de películas en evolución que dará, por fin, al público, la consciencia de su propia existencia.

➡➡➡ 

ellapasadelcine

⛔?

        N o  t e n e m o s por esto mayores puntos de contaco con el c i n e   m u n d i a l.  deusdiabofim

        El Cinema Novo es un proyecto que  se realiza en la política del hambre, y sufre, por esto mismo, todas las debilidades
de su existencia.

Glauber Rocha

Leave me a Comment